28 de agosto de 2015

CUENTOS DE HADAS




Ya no se escriben cuentos como los de antes. Esos que estaban llenos de magia, no por sus hechizos y encantamientos, sino por lo que despertaban en los que los leían o escuchaban. Esos que huían a mundos disparatados intentando escapar de esta realidad, aunque fuera solo por un rato. Esos que me han demostrado que en el 90% de los casos, eso de que los villanos nunca tienen su final feliz o que el amor lo vence todo, son solo cuentos.

Ahora la gente ya no lee cuentos como los de antes, porque solo se concentran en criticar pequeños detalles que nuca fueron importantes. Han dejado de creer (o nunca lo han hecho) y piensan que los cuentos son cosa de niños. Quizá por eso la sociedad está tan podrida y perdida. Cómo no va a estarlo, si ya no queda ilusión ni magia en ningún sitio.

En fin, que la gente ya no quiere cuentos como los de antes, pero yo os voy a contar uno:

Erase una vez una niña que nunca dejó de creer en los cuentos. Por mucho que intentaran robarle la magia que guardaba en su corazón, y por más que la oscuridad la invadiera en ocasiones, ella nunca se dio por vencida. Creció sin perder nada de eso, y quizá por este motivo no acaba de entender este mundo y a veces fantasea con otros, llenos de pasión, de batallas épicas y besos que te devuelven a la vida. Y con los restos de todo esto que ha ido encontrando por aquí, va a hacer algo que lleva queriendo hacer desde hace mucho tiempo: escribir su propio cuento.

2 comentarios:

  1. Nuestra vida es un cuento y nosotros la contamos. Como vos, decido contarla llena de magia, esperanza y persiguiendo sueños. Deseando nunca perder el asombro.
    Erase una vez un niño que leyó el cuento de una niña que nunca dejó de creer en los cuentos, y sonrió. Te mando un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar