17 de agosto de 2015

EMPEZAR DE CERO


empezar de cero


Nada más abrir los ojos esta mañana he sabido que hoy iba a ser uno de esos días raros. 
Creédme que al notar eso he sentido una enorme tentación por quedarme en la cama y saltarme un día así, pero al final me he levantado reuniendo mis pocas fuerzas matutinas y he abierto la ventana para ver si el aire me despejaba un poco.
Después de observar un rato a la gente desde el balcón, he visto pasar a un anciano, arrastrando su vida en cada paso. Y no sé por qué, quizá por el día raro, me ha hecho pensar en los errores.

Me he equivocado muchas, muchísimas veces en veinte años. Hay un sinfín de cosas que podría haber hecho mejor, o que no debería haber hecho. He mentido, he robado, he dicho cosas que me tendría que haber callado, y me he callado cosas que tendría que haber dicho.

Podría pasarme la vida lamentándome en eso, o intentando huir de mis errores. Intentando esconderme, o esconderlos a ellos. 
Podría incluso fantasear con la idea de empezar desde cero. Pero no, hay cosas que una vez hechas, ya nunca se deshacen. Más de las que nos damos cuenta. Cada día hacemos pequeñas cosas, simples detalles, que ya no podremos cambiar. Tomamos decisiones que, aunque nos parezcan tonterías, nos van a marcar.

Nunca voy a poder ir hacia atrás y cambiar todas mis estupideces, a borrar todo lo que no me gusta, o a explicarme a mi misma que las cosas no se hacen así. Por más que lo intente, jamás voy a poder empezar de cero, porque el cero ya me queda demasiado lejos.
Pero eso no significa que no pueda parar, y volver a empezar. Empezar sobre todo lo que ya he hecho. Aceptar mis tonterías, y saber que hay algo que tengo que cambiar. Cambiar de dirección, y no de sentido.

Hace un tiempo me hice un tatuaje que viene a decir que tienes que vivir tu vida de manera que si te dijeran que la tienes que vivir eternamente, no te importara. 


Y así lo voy a hacer.



No hay comentarios:

Publicar un comentario