11 de noviembre de 2015

CARTA A MI YO DEL PASADO




Querida yo del pasado,

No sé dónde estás, ni en que punto de tu vida te encuentras, pero juego con la ventaja de saber más yo de ti que tú de mí.
Te diría ya mismo que dejaras esta carta y que no la leyeras, que estas cosas nunca acaban bien. Pero las dos sabemos que lo que no acaba bien nunca nos ha dado miedo, algo que lejos de ser algo bueno, es un gran defecto.
Espero que estés leyendo esto en el momento adecuado, si es que lo hay.
Te escribo esta carta únicamente para pedirte un favor, aunque parezca un poco raro.

Por favor, no cambies nada. No dudes tanto, hazlo todo tal cual lo sientas, que al final vas a descubrir que es cuando las cosas salen mejor.
Sé que igual vas a pensar que estoy algo loca, pero te aseguro que por más veces que te vayas a equivocar, estás buscando y llegando al buen camino, que ya te avanzo que es lo menos definido que te puedas imaginar.

Así que no, no voy a pedirte que no te tomes las cosas tan a pecho, o que no intentes saberlo y controlarlo todo, aunque hacerlo te vaya a hacer mucho daño.
No voy a pedirte que dejes de tenerle tanto miedo al futuro, ni que seas más segura de ti misma, o que no hagas cosas que las dos sabemos que están mal.
No te voy a pedir que te olvides de todas las gilipolleces que te han llegado a decir, que pierdas el miedo al contacto físico, que intentes ser un poco menos egoísta o que dejes de vincularte tanto a las cosas.

Tampoco voy a pedirte que intentes no sentirlo tanto todo, o que dejes de destrozarte la piel, porque las cicatrices que más duelen se llevan por dentro.


Equivócate tantas veces como te sea necesario si ello te va a llevar a mí, y no huyas nunca de sentir nada, ni lo bueno ni lo malo. La única manera de quitarle el control y ganarle el pulso al dolor es procesándolo, haciéndolo tuyo. 
Eso sí, no dejes nunca de explotar tu caos, porque alguien algún día se va a enamorar de él.


Un abrazo. Sí, aunque te cueste la vida darlos.


2 comentarios:

  1. "Equivocate tantas veces como sea necesario" me encanto tu carta! Nada más y nada menos que decir.

    ResponderEliminar