14 de enero de 2016

CAÍDA CONSTANTE




Creo que me asusta destacar. 
Supongo que es porqué hubo un tiempo en que siempre lo hacía, pero no en el buen sentido, precisamente. Así que ahora me he encerrado en la normalidad, me he fundido en el enorme abismo de todos los que rehuyen la idea de expresar su caos y explotarlo al máximo, de hacer de él una identidad. Me escapo constantemente de ser el punto de mira, porque probablemente estoy convencida de que si lo soy, será como antes, será siempre para mal.
Supongo que hay muchas formas de encerrarse, de esconderse, de perderse. Es tan fácil como dejarte caer en un precipicio que nunca acaba, y sucumbir a esa sensación que te comprime el estómago y mata a las mariposas que pudiera haber dentro de él.
Sí, es muy fácil. Lo que cuesta es darte cuenta de que te has rendido y encontrar las fuerzas para salir de tu propia cárcel. Lo que cuesta es convencerte de que vale la pena hacerlo.

Ojalá la sensación fuera de flotar, y no de caída constante.


8 comentarios:

  1. No hay que buscar destacar, hay que ser natural. Cada persona es como es. Si eso la lleva a no ser lo que se llama normal, bien.

    Porque ¿Qué es lo normal? ¿Quien dice lo que se tiene que considerar de una manera u otra?

    Rendirse no está entre las posibilidades recomendables.

    Toca revertir la caída constante en un flotar que coloque en su lugar las mariposas que deben habitar en el estomago.

    Dice mi poeta de cabecera: "tener fe en ti es llevarte la contraria cuando no te lo creas ni tu".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tienes toda la razón! muchas gracias por tu comentario, un abrazo!

      Eliminar
  2. ¡Hola! Te he nominado al premio Best Blog, por favor, pásate por mi blog http://wwwbarbarita15.blogspot.com/2016/01/premio-best-blog.html para responder las preguntas, ¡te espero!

    ResponderEliminar
  3. Hola Iris, yo estoy de acuerdo con Guille, sé tu misma y siéntete bien con eso. Olvidarse de los "debes y deberías", de lo que está bien y está mal, des destacar bien o mal... porque ¿quién es el que lo dice? relajarse y vivir sin tanta presión y por supuesto salir siempre adelante porque uno mismo siempre vale la pena.

    Con frecuencia, nosotros mismos somos nuestros críticos más severos, no nos damos tregua...Ojalá nos quisiéramos más...
    Claro que vale la pena hacerlo...
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias! tienes toda la razón, nosotros mismos somos nuestros peores críticos.. un abrazo!

      Eliminar
  4. profunda, pero desasosegante reflexión. ¿Sabes? Me has recordado un tiempo en el que yo también huí hacia esa "normalidad" que dices (claro que existe la normalidad; por mucho que nos empeñemos en decir que no es medible, todos sabemos de lo que estás hablando)
    Volví rápido de aquel estúpido viaje. Me aburría soberanamente ser como todos aquellos a los que siempre había evitado. Y, en fin, volví a ser yo misma y a destacar; eso sí, siempre para mal, claro, pero a ser yo misma.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. haha totalmente de acuerdo contigo, mejor ser una misma, aunque a los demás no les guste tanto! un abrazo!

      Eliminar